Chuj

Los chuj pertenecen a etnia maya guatemalteca y su territorio se encuentra en lo que hoy se conoce como departamento de Huehuetenango. Más precisamente, en los municipios de San Mateo Ixtatán, San Sebastián Coatán y parte del territorio de Nentón.


Territorio Chuj

El territorio chuj se encuentra entre tierras bajas y altas. En la parte más alta, alcanza los 3.500 metros de altura y es precisamente su cerro sagrado, el Wowi. El clima es bastante frío, los bosques son húmedos y las tierras poco fértiles. En total abarcan unos 728 km2.
Las zonas cercanas a la sierra de los Cuchumatanes se encuentran pobladas desde hace 2.000 años y en la zona se hallan más de 140 sitios arqueológicos. En ellos, se puede encontrar una gran cantidad de ruinas que indican que allí tenía lugar una importante ciudad.


Población

Se estima que en los tres municipios anteriormente mencionados habitan un total de 85.000 chuj. Como es de esperar, el territorio en el cual se asentaron lo comparten con otras etnias como acatecos, jacaltecos, tectitecos, mames, entre otros.


Historia

Los chuj fueron un pueblo muy importante en la zona y se sabe que realizaban importantes transacciones comerciales con otros pueblos de México. Esto se puede constatar con los hallazgos arqueológicos de la zona.
Estos centros eran ciudades amuralladas que se las conocen como tinamit. Básicamente eran centros semi urbanos muy pequeños y estaban rodeados por amaq que eran barrios exteriores.
En el año 1525, Gonzalo de Alvarado es quien inicia el proceso de conquista de los chuj y que culmina en el año 1530 pero se produjeron motines y levantamientos hasta el año 1653.
En el año 1825 se proclama la primera constitución de Guatemala y de este modo, el territorio se divide en siete departamentos. La sierra de los Cuchumatanes pasó a ser parte de Totonicapán. Durante esa época, los chuj no tenían contacto con otros poblados de alrededor y la mayoría de los habitantes solo hablaba su propio idioma. Unos años más tarde, se reorganiza el territorio guatemalteco y la Sierra de Cuchumatanes se integra definitivamente a Huehuetenango.
A comienzo del siglo XIX, se introduce el cultivo del café y el gobierno guatemalteco establece el trabajo forzoso. De esta manera, las condiciones de vida de los chuj empeoraron. El gobierno de Jorg Ubico empeoró la situación y la revolución contra Ubico tampoco deparó en mejoras en las condiciones de vida. La situación empeoró en la década del 60 cuando debieron emigrar hacia México debido a los enfrentamientos entre el ejército y la guerrilla.


Organización Social

Las clases sociales se dividían entre señores y vasallos. Dentro del primer grupo estaban los gobernantes y sacerdotes. Eran ellos los que vivían en el tinamit mientras que el segundo grupo, estaban en las afueras (amaq’). Este último trabajaba las tierras y pagaban tributos. Entre medio de las dos clases, estaban los comerciantes, artesanos y guerreros.


Religión y creencias

Dado que los chuj son una rama descendiente de los mayas comparten con ellos sus deidades.
  • Itzamná: señor del día y de la noche. Dios del cielo
  • Chac: Dios de la lluvia. Era la deidad más querida por los mayas
  • Dios del maíz y de la agricultura
  • Al Puch: dios de la muerte
  • Ixchel: diosa de la maternidad, el tejido y la maternidad. Era esposa de Itzamná.

Luego de la conquista española los chuj toman las creencias cristianas pero aún mantuvieron sus propios ritos y celebraciones especialmente de aquellas relacionadas con la agricultura.(ver mitología maya)


Actividades económicas

La principal base de la economía chuj es la agricultura y le sigue, muy lejos, la minería. Se destacan como artesanos especialmente en trabajos realizados con hilos de maguey.


Lengua chuj

La lengua chuj forma parte de la familia maya y se emparenta con el q'anjob'al, jacalteco, acateco, tojolabal y mocho. Se estima que es hablado por al menos, 50.000 personas. Un aspecto educativo negativo es que son las mujeres chuj las que menos acceso a la educación tuvieron en Guatemala. Según estadísticas, sólo el 12,5% de las mujeres chuj sabe leer y escribir.

Itzaes

Muchos no lo conocen pero los Itzaes son los mayas fundadores de Chichén Itzá. Sí, de la capital maya por excelencia. En términos de lengua maya el nombre itzaes significa “brujo del agua”. Esto se debe a que rendían un gran culto por el agua que se hallaba en esa ciudad.

La ubicación geográfica es el estado de Yucatán tal como se ve en el mapa inferior.



Durante la etapa prehispánica en esa ciudad se encontraba el cenote más importante que era precisamente donde se realizaban los rituales y sacrificios dedicados a los dioses del agua. Zamná fue el gran sacerdote que luego de muerto fue considerado una deidad y recibió el nombre de Itzamná. Fue él quien fundó la ciudad de Chichen Itzá en el año 525 d.C. que se convirtió en el asentamiento más importante de la cultura maya.
De acuerdo a los libros sagrados de Chilam Balam, los itzaes descienden de los chanes o putunes. Estos tenían sus principales asentamientos en la isla de Cozumenl y en la costa este de Yucatán. Fuentes historiográficas afirman que los chanes, llegaron a Bacalar territorio que actualmente se lo conoce como Quintana Roo. Esto ocurrió en el año 320 d.C. y recién dos siglos más tardes iniciaron lo que se conoció como segunda bajada (expandieron su territorio) hacia el poniente de Yucatán. De esta manera fundan Chichen Itzá y luego Izamal, Tho (actual territorio de Mérida), Champotón y Motul.
No hay que olvidar mencionar que hay historiadores que afirman que los chanes son procedentes de occidente más precisamente de la cuenca Usumacinta.




Ambas corrientes coinciden en que Chichen Itzá fue fundada en el año 525 d.C. y fue abandonada en el 692 d.C. por diversas razones de orden económico, político y cultural. Se sabe que abandonada esta ciudad se dirigieron a Polé para luego más tarde emigrar hacia Chakán Putún (actualmente Champotón), donde se establecieron hasta el año 928. Abandonaron esta ciudad debido a la influencia tolteca que llavaron los Xiues. Al dejar esta ciudad, se dirigieron a la selva en donde anduvieron 40 años hasta que decidieron regresar a Chichén Itzá y aceptaron recibir la influencia tolteca. El ejemplo más claro de esto es la transmutación de Quetzalcóatl en el dios Kukulkán.
Durante la época de la conquista, se cuenta una leyenda que dice que las tropas de Hernán Cortés dejaron un caballo moribundo en su territorio. Los itzaes se responsabilizaron por la muerte del animal y construyeron uno de madera para evitar una posible venganza. Un siglo más tarde, misioneros franciscanos que llegaron a Petén con la misión de evangelizar a los itzaes, descubrieron que rendían culto a un caballo de madera.
La lengua Itzá pertenece al tronco proto maya y de acuerdo, a los últimos censos, se estima que hay 1.983 individuos de esta etnia.