Isabel la Católica: precursora de los derechos de la humanidad

En los últimos tiempos existe un marcado desprecio desde determinados sectores de la sociedad hacia la figura de Isabel la Católica. Las razones que esgrimen se desvanecen al cotejar los hechos históricos y sobre todo el Testamento de la Reina.
Muchos ven en Isabel I, la figura de una persona despiadada sin embargo, fue ella quien prohibió a Cristóbal Colón la venta de los pobladores del territorio americano como esclavos. Ella misma dijo, que la gente que moraba en aquellas tierras eran hombres libres tal como los habitantes de Castilla. Los esclavos que Colón llegó a vender fueron rescatados y devueltos a su tierra originaria de esta manera, recuperaron su libertad.
Si bien estas palabras pueden sonar como algo muy común, en aquellos tiempos las circunstancias eran realmente distintas ya que el comercio con personas era una práctica muy extendida. El proceder de Isabel la Católica es realmente atípico para su época y no fueron pocos quienes afirmaron que se trata de una precursora de los derechos de la humanidad. Tales actos, tan fuera de lo común en su época, fueron uno de los tantos fundamentos que se presentaron ante la Santa Sede para canonizar a la Reina. Pero el proceso quedó inconcluso debido a la presión que un Cardenal alemán ejerció para evitarlo.
A continuación se presenta un fragmento del Testamento de la Reina Isabel La Católica
Fragmento del Testamento de Isabel la Católica, fragmento del Codicilo anexo al Testamento. Pide buen trato para los indios, vecinos y habitantes de las Indias.
 (Fragmento del Codicilo de Isabel de Castilla, otorgado en Medina del Campo a 23 de noviembre de 1504).
  ÍTEM, por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la Santa Sede Apostólica las Islas y Tierra Firme del Mar Océano, descubiertas y por descubrir, nuestra principal intención fue, al tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro Sexto, de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión, de procurar de inducir y traer los pueblos de ellas y convertirlos a nuestra santa fe católica, y enviar a las dichas Islas y Tierra Firme prelados y religiosos y clérigos y otras personas doctas y temerosas de Dios, para instruir (a) los vecinos y moradores de ellas en la fe católica, y enseñarles y adoctrinar (en) buenas costumbres, y poner en ello la diligencia debida, según más largamente en las letras de la dicha concesión se contiene, por ende suplico al rey mi señor muy afectuosamente, y encargo y mando a la dicha princesa, mi hija, y al dicho príncipe, su marido, que así lo hagan y cumplan, y que este sea su principal fin, y que en ello pongan mucha diligencia, y no consientan ni den lugar que los indios, vecinos y moradores de las dichas Indias y Tierra Firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno en sus personas ni bienes, más manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido lo remedien y provean por manera que no se exceda en cosa alguna lo que por las letras apostólicas de la dicha concesión nos es inyungido y mandado.

Isabel La Católica
Isabel la Católica nació el día 22 de abril de 1451 (jueves Santo) en madrigal de las Altas Torres. Falleció el 26 de noviembre de 1504 en Medina del Campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada