Día de los muertos en la cultura prehispánica

El día de los muertos ya se celebraba en el México prehispánico. Se conservan registros que mexicas, purépechas, mayas y totonacas tenían esta costumbre.

Los mexicas conmemoraban este día durante el noveno mes de su propio calendario, que equivale a inicios del mes de agosto, y se celebraba durante un mes entero. La diosa Mictecacíhuatl, más conocida como la “Dama de la Muerte” era la esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos.

En las culturas mesoamericanas la muerte no implicaba un castigo o un premio para el alma del difunto sino que creían que el destino de las ánimas dependía de la forma en que hayan muerto.

Algunos destinos que el ánima podía tener

El Tlalocan o paraíso de Tláloc, dios de la lluvia. Todas aquellas personas que morían en situaciones relacionadas con el agua (por ejemplo ahogados, víctimas de tormentas) se dirigían a él. Ese paraíso era un lugar de descanso y de abundancia. El cuerpo de la personas muerte que se creía que tenía por destino el Tlalocan eran enterradas en lugar de ser incineradas.

representacion tlalocan dia de muertos
Representación del Tlalocan

El Omeyocan estaba presidido por Huitzilopochtli quien era el dios de la guerra. Como es de esperar a este lugar arribaban las ánimas de personas muertes en combate pero también las mujeres que morían durante el parto y los cautivos sacrificados. El Omeyocan era un lugar de gran alegría se festejaba al sol y había música, bailes y cantos. Pasado cuatro años de estar en el Omeyocan las almas volvían al mundo terrenal pero convertidas en aves. Para los mexicas esta era la mejor de las muertes.
El Mictlán, a él llegaban las personas que morían de una muerte natural. Este sitio estaba presidido por Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, señor y señora de la muerte. El ambiente allí era muy diferente a los anteriormente descriptos ya que era oscuro y no se podía salir de él. Las personas que fallecían de una muerte natural eran enterradas junto a un perro conocido como xoloescuincle ya que este debía guiarlo para llegar a Mictlán. El viaje duraba cuatro años y el camino era difícil y muy tortuoso. El ánima debía entregar al señor Mictecacíhuatl una ofrenda la cual se le concedía al muerto al momento de su entierro.
Chichihuacuauhco. A este lugar iban los niños muertos. Allí había un árbol de cuyas ramas manaba leche con la cual se alimentaban los pequeños. Estos volverían a la tierra cuando la raza la habitaba fuese destruida.

Ofrendas a los muertos

Los muertos eran enterrados junto con sus objetos que en vida utilizó y junto a aquellos que pudiese necesitar en su viaje la inframundo. En las excavaciones arqueológicas se hallaron todo tipo de elementos desde instrumentos musicales hasta calaveras o esculturas de diosese.
En las culturas prehispánicas el recuerdo de los muertos era algo realmente importante y se le dedicaba en su honor uno o dos meses.
Un ejemplo la celebración Miccailhuitontli que tenía lugar durante el mes Tlaxochimaco cerca del 16 de julio del calendario gregoriano. Esta fiesta comenzaba cuando se cortaba el árbol xócotl, se le quitaba la corteza y se lo adornaba con flores. Durante veinte días se realizaban ofrendas a este árbol.
En el mes décimo tenía lugar la Ueymicailhuitl también conocida como fiesta de los muertos grandes. Comenzaba cuando se decía que caía el xócotl. La celebración constaba de procesiones que terminaban en rondas en torno al árbol. Durante esta se sacrificaban personas y se preparaban grandes banquetes. El paso siguiente era colocar una figura en la punta del árbol y danzar adornados con plumas y cascabeles. Cuando la fiesta terminaba,los jóvenes subían al árbol y quitaban la figura. Por último, se derribaba el xócotl. Durante esta celebración la gente construía sus propios altares para recordar a sus muertos.

Los mayas creían en la vida de ultratumba y creían que las ánimas debían transitar un camino muy peligroso hasta llegar al inframundo (Xibalbá). Para ayudar a encontrar el camino los muertos eran enterrados junto a perros.


Xantolo fiesta de las ánimas Huasteca

El Xantolo que significa Fiesta de las ánimas es un momento en el cual los parientes de los muertos rinden culto a sus familiares fallecidos. Durante estos días hay música, luz y se adornan los cementerios con especial dedicación. Los huastecos creen que el cuerpo vuelve a la tierra pero el alma queda entre los vivos.g


Día de Muertos patrmonio intangible de la humanidad

La UNESCO declaró el 7 de noviembre de 2003 el día de los muertos como patrimonio intangible de la humanidad. Para esta organización esta fecha es:
"...una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país."

Con la llegada del catolicismo estas fiestas se mezclaron con las de la religión católica del 1 y 2 de noviembre y es muy común ver ritos prehispánicos mezclados con católicos.

2 comentarios:

C.S.Peinado dijo...

Son días de indudable emoción que creo compartirán en mayor o menor medida todas las tradiciones, razas y credos. Aún así, siempre es bueno conocer las de personas tan allegadas por motivos históricos cómo los mexicanos.

Un saludazo.

Juan, el historiador dijo...

Gracias por tus palabras.

Publicar un comentario en la entrada