Descubren nuevas esculturas en la pirámide del Sol de Teotihuacan

Un equipo de arqueólogos mexicanos halló en la cúspide la conocida Pirámide del Sol que se encuentra en Teotihuacán varias esculturas cuya antigüedad ronda los 1.500 años. Estas obras decoraban el templo que se encontraba en la cima de la Pirámide.
Las esculturas fueron encontradas en una fosa creada a finales del siglo V o VI d.C. que se encontraba a 60 metros de altura. Entre las obras rescatadas se encuentra una reproducción de Huehuetéotl (dios del Fuego), dos estelas de piedra verde y una parte de otra, placas, objetos de piedra verde y conchas marinas.
La escultura de Huehuetéotl tiene 58 cm. de altura, pesa unos 190 kilos y está hecha en andesita gris.
Según un arqueólogo “El templo, que existió en la parte más alta de la pirámide, fue destruido por los propios teotihuacanos en ese periodo, pero algunos elementos arquitectónicos -como las estelas descubiertas- se dejaron en el lugar, pues su interés era otro”.
De acuerdo a este hallazgo y el del brasero junto con otros símbolos escultóricos relacionados con el fuego se puede deducir que en la Pirámide del Sol se realizan cultos dedicados al fuego y a finales de ciclos calendáricos.
Las piezas encontradas fueron llevadas al  Instituto Nacional de Antropología e Historia donde serán profundamente estudiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada