Antonio López de Santa Anna

Antonio López de Santa Anna cuyo nombre completo era Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón, nació el 21 de febrero de 1794 en Xalapa. Sus padres fueron Antonio Andrés López de Santa Anna y su madre Manuela Pérez de Lebrón y Cortés. Su familia tenía un pasar acomodado pero a pesar de ello, decidió ingresar al Ejército Real de la Nueva España cuando tenía dieciséis años.
Su carrera como político comenzó en el año 1821. Para esa fecha estaba en vigencia el Plan de Iguala de Iturbide que proclamaba la independencia de México. Santa Anna al frente del ejército derrotó a los rebeldes independentistas y como premio fue ascendido a comandante del puerto de Veracruz. Pero unas horas después se alzó en armas contra el gobierno y se unió a los independentistas. Si bien sus fuerzas fueron derrotadas en Veracruz logró hacerse fuerte en Córdoba.
En un principio Santa Anna se une a Iturbide quien fue proclamado como primer emperador de México pero con el tiempo, fueron muchos los sectores que se opusieron a este gobierno entre los que se encontró Santa Anna. Cuando Iturbide cae comienza las luchas entre centralistas y federalistas a los que se unió Santa Anna. Como comandante de un ejército fracasa en su levantamiento en San Luis de Potosí por lo que es trasladado a la Ciudad de México para ser juzgado pero resulta absuelto gracias a las influencias que allí tenía. 

presidencias de santa anna, exilios


En el año 1827 se puso del lado del gobierno mientras que su hermano Manuel dio su apoyo a los rebeldes. Antonio Santa Anna logra el gobierno de Veracruz mientras que su hermano fue desterrado.
Luego de las elecciones de 1828 y cuando Manuel Gómez Pedraza solo llevaba once días de gobierno Santa Anna se levantó exigiendo que sea Vicente Guerrero (quien había resultado perdedor en las elecciones) el presidente. De esta manera se inició una serie de guerras civiles.
Ya con Guerrero presidente, Santa Anna se hizo con el poder del ejército nacional.
En el año 1829, España envía una expedición para lograr la reconquista de México. Esta desembarca en Tampico y es el ejército de Santa Anna quien los derrota. De este momento, Santa Anna se hace llamar El Héroe de Tampico.
Cuando el gobierno de Guerrero es derrocado por Anastasio Bustamante, Santa Anna pacta con Gómez Pedraza (a quien había derrocado antes) para que este alcance la presidencia durante los períodos 1830-1833.
Es recién en el año 1833 cuando Santa Anna obtiene la presidencia de México pero tiempo después es derrocado.

 

Guerra de los pasteles


Como reprimenda a los perjuicios causados a ciudadanos franceses durante la guerra de la independencia mexicana Francia exigía una indemnización pero el gobierno de México se negó a pagarla. La respuesta francesa no se hizo esperar e envío una expedición para que invadiera México. En 1838, el Golfo de México estaba bloqueado por navíos franceses y en esta situación Santa Anna se pone al frente del ejército. Se dirige a Veracruz en donde logra hacer retroceder a los franceses hasta el muelle. En ese momento, los barcos franceses abren fuego y Santa Anna pierde una pierna a causa de las heridas.
Santa Anna ordenó celebrar una ceremonia en honor a su pierna. Esta fue exhibida en una urna de cristal y paseada por la Ciudad de México con la custodia de soldados. La gente de respondió con respeto y mucha devoción ya que lo veían como un héroe. En ese entonces es aclamado como Héroes de la Patria.
Con una gran popularidad Santa Anna es designado presidente en 1839, 1841 y 1844. Pero es durante esta presidencia cuando resurge la cuestión texana (México pierde Texas) y Santa Anna para evitar un mayor descrédito se retira de la vida pública con la excusa de la muerte de su esposa Inés García y Martínes de Uscanga. Pero a los cuarenta días de la muerte de su esposa contrae matrimonio Dolores Tosta y Gómez, el escándalo fue muy grande y debió exiliarse en La Habana.

 

Guerra con Estados Unidos


Debido a la guerra con Estados Unidos el presidente Gómez Farías ordenó la vuelta de Santa Anna como General del ejército mexicano. Tal como había ocurrido antes Santa Anna, no logra ni una sola victoria y debe exiliarse en Colombia. En este momento, se firma el Tratado de Guadalupe Hidalgo por el cual México perdió los territorios de Nuevo México y Alta California. Solo obtuvo una indemnización de 15 millones de dólares por parte de Estados Unidos.

Regreso de Santa Anna del exilio


Pasada la guerra, la situación interna de México era caótica por lo que el presidente Mariano Arista dimitió. El Partido Conservador, solicitó el regreso de Santa Anna ya que lo veían como el único político que podía dirigir México dada la penosa situación en la que se encontraba. El día 23 de marzo de 1853 le envían una carta en la que le solicitan que retorne a México ya como presidente con la condición de que defienda la religión Católica, eliminara el federalismo y dispusiese una nueva división territorial. Santa Anna retornó durante el mes de abril.

 

Exilio y muerte de Santa Anna


En un principio el nuevo gobierno fue muy eficiente pero luego de la muerte de Lucas Alamán, uno de los asesores principales, el gobierno comenzó a tomar políticas muy duras que lo convirtieron en una dictadura. Entre las anécdotas más recordadas se encuentran los impuestos extraños que impuso como por ejemplo, la cantidad de ventanas de una casa o el impuesto por tener perros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada