Evangelización del Virreinato de Nueva España

La iglesia tuvo un papel fundamental en el Virreinato de Nueva España y fue instruir y pacificar. En 1522 llegan a Nueva España los primeros frailes siendo Pedro de Gante el que más se destacó por su labor educativa y evangelizadora.
Para lograr la evangelización y la enseñanza de oficios, los frailes aprendieron las lenguas nativas pero más tarde se enseñó castellano y así se logró una homogenización de las lenguas.
Las órdenes religiosas que se establecieron en Nueva España fueron:
Franciscanos desde 1523, Dominicos desde 1526, Agustinos desde 1533 y Jesuitas desde 1572.
Estas órdenes no solo evangelizaron y educaron a la población autóctona sino que también crearon escuelas y hospitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada